Día del niño por nacer

La Convención sobre los Derechos del Niño afirma que: "el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento".

Especialmente en su etapa prenatal, el niño es un ser de extrema fragilidad e indefensión, salvo la natural protección brindada por su madre.

Tanto antes como después del nacimiento para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión, lo que incluye un especial cuidado de su salud tanto psíquica como física.

La vida, el mayor de los dones, tiene un valor inviolable y una dignidad irrepetible.

El derecho a la vida no es una cuestión de ideología, ni de religión, sino una emanación de la naturaleza humana.

Por eso, todos debemos comprometernos con la defensa de la vida, somos responsables como sociedad de proteger el futuro de nuestro país; si no respetamos al más débil es imposible que crezcamos como pueblo; si no somos capaces de garantizar el primero de los derechos humanos que es el derecho a la vida, nunca podremos garantizar el respeto por el resto de los derechos humanos. 

La Salud pública Argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo. A la vida de la mujer y la del niño por nacer.

Hoy día en que el ABORTO es tema de debate en la sociedad y de discusión en los ámbitos parlamentarios nacionales a través de anteproyectos de ley queremos expresar una vez más que: 

“ El niño en el vientre de su mamá es un niño indefenso al que se debe proteger desde el momento de la concepción desde la familia y el Estado”.

Estamos próximos a las elecciones. Es vital que no olvidemos que una función del estado es preservar la salud del pueblo, la Vida humana. Por lo tanto no podemos aceptar que se promueva el aborto como una medida a favor de la vida. Hay muchos argumentos: la salud de la madre, la edad de la madre, su preservación psicológica, la pobreza…Acaso vale más la vida de la madre que la del bebé? NO, de ninguna manera, la vida humana vale en sí misma, no importa la edad que se tenga.

Por lo tanto seamos conscientes de esta realidad y función primordial que le corresponde al gobierno a la hora de hacer nuestra elección. Porque en el momento que coloquemos nuestro voto en la urna estaremos siendo cómplices de estos ataques contra la vida. Seguramente no podamos detener la legalización del aborto  pero si podemos actuar con responsabilidad en la formación de conciencias y en brindar ayuda a quienes atraviesan embarazos complicados, para  cuidar la vida de sus hijos, nuestros chicos argentinos.