Derribando afirmaciones que se escuchan por ahi...

 

 

1-“Con mi vida hago lo que quiero…” 

Si, claramente la vida propia pertenece a cada uno y respetando los derechos de los demás uno puede tener libertad al manejarse pero lo importante que una mujer embarazada posee otra vida dentro suyo, es como decir que el colectivero, porque transporta a otras personas tiene el derecho de hacer con los pasajeros lo que desee, el principal derecho es el de la vida, sin ese no se pueden respetar los otros derechos (educación, seguridad, libertad…)

2-“Hasta la semana 14 no es un bebe, es un embrión en vías de desarrollo, un cuasi ser humano….”

Está científicamente comprobado que el embrión es un ser humano vivo desde el instante mismo de su concepción. Ya posee toda la carga de identidad que necesita para desarrollarse, esto lo declara la misma OMS.

Solo le resta crecer. Es como decir que alguien que esta durmiendo no es la misma persona porque no puede realizar tareas o actividades. El feto siempre es verdaderamente una persona. 

No tiene sentido decir que un feto, según el estado que esta no es un niño, del mismo modo que un adulto no proviene de un niño, sino que antes fue niño, y siempre es el mismo ser humano, desde el principio. 

3-“Yo hago con mi cuerpo lo que quiero…”

No. El hecho de que en una determinada etapa de su vida el hijo necesite el ambiente del vientre materno para subsistir no quiere decir que sea una parte de la madre. Desde la fecundación tiene ya su propio ADN distinto del de la madre. Con la madre mantiene una relación similar a la del astronauta con su nave: si saliese de ella moriría, pero no por estar dentro forma parte de la nave. 

La capacidad de vivir fuera del seno materno no significa que sea parte de la madre, porque un recién nacido también necesita de su mamá o de un adulto para que lo alimente, lo cuide, lo cambie, solo no puede.

La privacidad del vientre no autoriza a que se mate dentro de él, del mismo modo que la intimidad de una casa no da derecho a sus dueños de cometer un asesinato dentro de ella.

4-“Ahh pero si la madre corre peligro de muerte hay que abortar…”

Un médico que atiende a una mujer embarazada tiene, en realidad, dos pacientes: la mamá y el bebé. No hay nada de “terapéutico” ("cura") en el acto de matar voluntariamente a uno de los dos. 

Que madre no daría su vida por el hijo en una situación extrema. El Pacto de San José de Costa Rica dice que los derechos de los niños deben ser priorizados por sobre los de los mayores.

La misma Organización Mundial de la Salud reconoció que prácticamente no existen ya enfermedades afectables por el embarazo. Además la realización de un aborto puede traer muchos problemas de salud a la madre y empeorar su enfermedad.

5-“Es muy chica para tener ese hijo, hay que llevarla a que se lo saquen…”

Jamás un crimen puede ser propuesto como una solución para cualquier conflicto, por más complicado que éste fuera. No importa la edad de la madre, siempre existen ayudas que se pueden dar para la crianza del bebe: la madre, la abuela, el Estado o como medida extrema darlo en adopción, nunca la muerte es solución.

Además hay que tener en cuenta los gravísimos problemas espirituales y psicológicos provocados por el aborto en las mujeres, y mucho más al tratarse de una niña o una adolescente.

6-“Ya tiene como 8 hijos y vive en la villa, para que quiere mas. Seguro terminarán pidiendo o siendo delincuentes…”

Nadie puede decidir la suerte de la vida de otro basándose en sus propios criterios para determinar el futuro. No somos adivinos del porvenir de nuestros hijos, mucho menos de los hijos de otros, por lo que no podemos admitir el aborto

Es injusto que un bebé completamente inocente sea condenado a muerte en razón de dificultades socioeconómicas que deberían ser solucionadas por otros medios. 

Lo que resulta necesario es proteger la vida en vez de utilizar el recurso hipócrita de lavarse las manos para huir de la responsabilidad que nos cabe de encontrar remedio a los problemas de los pobres.

7-“Pobre, la violaron…¿además tiene que seguir con el embarazo?

Si ni siquiera el violador es condenado a muerte a causa de su crimen, ¿será condenado a la pena capital el bebe inocente?

Es muy injusto vengar en la criatura sin culpa alguna el crimen del padre y constituye una monstruosidad mucho más grave que la misma violación.

Alentar los abortos es una falsa solución. El combate a la inmoralidad pública y el fortalecimiento de la familia es lo que contribuirá eficazmente a evitar la propagación de las violaciones y los incestos.

Las estadísticas realizadas en los últimos años determinaron que solo el 1 por mil de las mujeres violadas quedan embarazadas.

8-“Porque la ley me obliga a tener al bebe si yo no quiero…”

Admitir el derecho a destruir un hijo sólo porque se convirtió en “no deseado”, equivaldría a legalizar el asesinato para solucionar todas las situaciones indeseadas en la sociedad.

Más bien los especialistas deberían abocarse a estudiar los motivos por los cuales, lamentablemente, una gestación se volvió indeseable y a proponer salidas, como por ejemplo la adopción de estos niños por parte de familias responsables.

Una mujer embarazada es madre. Su hijo ya existe y una vez engendrado no puede librarse de él matándolo tan sólo porque no lo desea.

9-“La legalización del aborto es para los pobres, las mujeres ricas aunque sea ilegal lo hacen en clínicas privadas con todas las comodidades…”

En ningún caso el aborto puede ser considerado un derecho cuyo ejercicio deba ser garantizado y hasta ofrecido en forma gratuita por el Estado.

Lejos de favorecer el crimen, los gobiernos deberían preocuparse de asegurar las condiciones materiales para que los no nacidos vengan al mundo y puedan ser criados en forma digna.

Si los no nacidos tienen el mismo derecho a la vida que las madres pobres, ¿en nombre de que principio uno puede ser asesinado para supuestamente proteger al otro?

Nunca fue probado que la legalización del aborto haya hecho disminuir el número de abortos clandestinos. Por el contrario, en aquellos países donde lo fue, no sólo aumentó progresivamente la práctica del aborto voluntario, sino que no disminuyó la cantidad de abortos clandestinos. Los abortos clandestinos jamás se eliminan porque muchas mujeres quieren ocultar su situación a cualquier costo.

10-“El aborto es un problema de mi conciencia…”

El aborto no es un problema de conciencia individual de la madre, ni del padre, pues afecta a alguien distinto de ellos: el hijo ya concebido y todavía no nacido. 

El estado debe intervenir positivamente en la defensa de la vida y la dignidad del hombre, en todos los períodos de su existencia, con independencia de las circunstancias de cada cual.

El aborto provocado no es sólo un asunto íntimo de los padres, sino que afecta directamente a la solidaridad natural de la especie humana, y todo ser humano debe sentirse interpelado ante la comisión de cualquier aborto.